Usted está aquí: Inicio > Referencias > Cifras > Atención a la Mujer
  • Según datos del Censo de Población y Viviendas de 1953 el 17,6 por ciento de los ocupados eran mujeres y de ellas el 30,2 por ciento se encontraba trabajando en el servicio doméstico hoy las mujeres representan alrededor del 38,0 por ciento de la fuerza laboral del país y el mayor número de ocupadas se dedican a la actividad técnica.
  • La relación hombres/mujeres según el censo de 1953 había descendido sensiblemente y se encontraba alrededor de 1050 hombres por cada 1000 mujeres.
  • A finales de los años sesenta la fecundidad comienza a descender de forma rápida, implicando que hoy día la mujer cubana presente niveles de fecundidad sumamente bajos, incluso desde el año 1978 no se garantiza el reemplazo poblacional.
  • En los años noventa la distribución hombres y mujeres, al igual que en la mayor parte de la región Latinoamericana, concentra más mujeres que hombres en las zonas urbanas. Ciudad de La Habana representa el menor índice de masculinidad (906 hombres por cada mil mujeres), a consecuencia fundamentalmente que en la corriente migratoria hacia la capital ha predominando del sexo femenino.
  • La relación hombres/mujeres más elevada en la zona rural se da en la región Central (1140 hombres por cada 1000 mujeres en 1997), le sigue en orden decreciente la región Oriental con 1135, prácticamente semejante al índice nacional para esta zona (1134 hombres por cada 1000 mujeres).
  • Mientras que los hombres de la tercera edad entre 1953 y el 2015 se multiplican por cuatro veces, las mujeres de esas edades se multiplican por seis veces en el mismo período.
  • En 1953 por cada 100 mujeres de 15 y más 9,6 de ellas eran jefas de núcleos. En 1981 esta relación ascendió a 19,7 por cada 100 y en 1995 a más de 27.
  • La práctica de la vida social y familiar indica que más del 35 por ciento de los hogares cubanos están encabezados por mujeres.
  • Los hogares dirigidos por mujeres se han incrementado, pasando de 663990 en 1981, a 1172112 en 1995.
  • No son las mujeres mayores las que están accediendo a la jefatura de los hogares, sino es un proceso que se está dando en todas las edades, con una fuerte incidencia en las de máxima productividad social como ocurre en las de 30-50 años, con tasas cercanas y superiores al 30,0 por ciento, valores que en 1981, aparecía en los grupos más avejentados.
  • Los abortos inducidos tuvieron un ritmo continuo de incrementos hasta la década del 80, conincidiendo sus valores más altos según diferentes denominaciones con el final de esa década, a partir de inicios de los 90, se comienza a registrar un descenso.
  • Entre 1985 y 1996 la fecundidad adolescente en Cuba, medida a partir del total de mujeres de 12-19 años, descendió de 57,1 por mil a 33,3, es decir, casi 24 puntos, valor que puede considerarse significativo.
  • La Población cubana muestra una esperanza de vida al nacer (EVN) similar al de los países desarrollados y para el bienio 1994-1995 se situó en 74.83 años años, siendo más elevada en las mujeres con 76.90.
  • El uso del aborto es elevado, aun cuando se ha venido observando un marcado descenso del mismo en los últimos años.
  • En Cuba, entre enero de 1986 y diciembre de 1996 se diagnósticaron 1468 personas infestadas por el VIH, de los cuales 412 eran mujeres con una incidencia anual de aproximadamente 8,0 por 100 000 mujeres, lo que da una relación de 0,4 mujeres por cada hombre infestado.
  • La tasa de mortalidad materna descendió notablemente en Cuba desde 1960, bajando de 120,11 muertes por cada 1000 nacidos vivos(una de las más bajas de América Latina) a 40,4 en 1981. Sin embargo,desde esa fecha no ha seguido mostrando una clara tendencia l descenso.
  • Las personas con sexo comercial, aunque en magnitud son muy pequeñas las cifras estimadas, tienen diferenciales por sexo, siendo mayor en las mujeres, lo que difiere del comportamiento en otros países.
  • Las proporciones hombre/mujer que se muestran en la escolarización en el país permiten afirmar que existe un acceso similar a la educación.
  • A partir de la década del 80 comienza en Cuba un proceso paulatino de feminización de la enseñanza universitaria o superior que ya alcanza en el curso 1996/97 el 60,0 por ciento de la matrícula del país en este nivel.
  • De 1959 a 1998 se graduaron en las aulas universitarias  300 000 mujeres para un 48% de los graduados universitarios, estos datos explican  no sólo el  acceso de la mujer a la educación,  sino el tránsito por los diferentes niveles de enseñanza hasta alcanzar el nivel superior y muestran el  avance a favor de las  mismas.
  • En el año 1975 las mujeres en cargos de dirección eran el 15.2%, en 1981  el 21.1% y en el 1999 ocupaban ya la casi tercera parte del total de los dirigentes del país, incluso en ramas donde tradicionalmente sólo existían hombres.
  • Según el Censo de Población y Vivienda realizado en 1981, en Cuba la tasa de actividad femenina en ese año fue de 32,8 por ciento y ya en 1990 alcanza el 42,2 % para un crecimiento promedio anual de 5,2 por ciento.