Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Sociedad > Empleo y Seguridad Social

Empleo y Seguridad Social

A pesar que en la Constitución de 1940 acceder al trabajo estaba consagrado como uno de los derechos fundamentales, al triunfo de la Revolución (1959) la tercera parte de la población económicamente activa se encontraba sin trabajo.

Cuba clasificaba como unos de los países con mayor grado de desempleo del mundo, en aquella época se realizaron algunas encuestas, cálculos, informes que recogían la situación del empleo en el país, pero ninguna de estas con la precisión estadística que se requiere, no obstante se estima que en la década del 50 el desempleo promedio por año era 16,1 % y existía la práctica del trabajo infantil.

Una de las primeras medidas y de las más importantes tomadas por la Revolución para mejorar el tema del empleo, fue la Ley de Reforma Agraria, entregando tierras al campesinado trabajador y eliminando el latifundio.

De 1959 a 1975 fueron creados un millón y medio de nuevas plazas, con un promedio anual de ocupación de 4 %.

En 1970 el Censo de Población y Viviendas mostró las labores realizadas en materia de empleo, el 1,3 % de la población buscaba una plaza, una de la cifras más baja de la historia del país.

En 1981, se realiza un nuevo Censo, este recoge y refleja una tasa de desempleo de 3,4%.

La caída del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo económico, afectó duramente el tema empleo, disminuyó en 259 700 trabajadores, un gran número de mujeres retornaron a sus casas ante tan difícil situación y la reducción del transporte y alimentación.

En algunas regiones del país se realizó un programa nacional de empleo a partir de la realización de un diagnóstico de los recursos laborales

Surgió una nueva política de empleo derivada de un análisis profundo por regiones y que tuvo en cuenta la coyuntura económica del período.

Las limitaciones de la etapa no impidieron el cumplimiento de lo establecido por el Estado cubano de ofrecer ubicación laboral a los egresados del sistema educativo.

El país presenta y ofrece un código laboral que se ajusta a los logros alcanzados en las diferentes esferas de la vida. En los artículos 47 y 48 de la Constitución cubana se expresa:

Mediante el Sistema de Seguridad social, el Estado garantiza la protección adecuada a todo trabajador impedido por su edad, invalidez o enfermedad.

(…)

El Estado protege mediante la asistencia social, a los ancianos sin recursos ni amparo y a cualquier persona no apta para trabajar que carezca de familiares en condiciones de prestarle ayuda.

También es garantizado por el Estado el derecho a la protección e higiene del trabajo, aplicando cuidados y medidas que garanticen que no ocurran accidentes y enfermedades.

El Gobierno Cubano realiza sus mayores esfuerzos para garantizarle al trabajador los medios y vías necesarios para su sustento, con el objetivo de que pueda disfrutar de una calidad de vida adecuada, a la vez que le garantiza la Salud Pública, la sistemática superación de manera que pueda ascender a mayor escaños a través de su formación, así como la Educación gratuita para sus hijos.

El proyecto de vida ofrecido a través de la Historia me Absolverá y presentado en el juicio del Moncada se cumple con acciones que permitirán una vida útil laboralmente y una tranquilidad y confianza por la garantía del futuro.

Atención a los discapacitados

Antes de 1959 este grupo poblacional no recibía la atención debida, fue después del triunfo revolucionario que se comienzan a trazar medidas en busca del amparo de estas personas y su integración social.

Las necesidades de estos grupos son cubiertas sistemáticamente y son incluidos en proyectos deportivos, culturales y recreativos, como parte de su integración a la sociedad.

Los niños que presentan alguna discapacidad tienen el derecho de acceder a los estudio, los que presentan un grado de complejidad elevado respecto a su discapacidad se les garantiza la educación en su casa o en hospitales ,si asi lo requieren. El perfeccionamiento de la Educación Especial, utilizando nuevas técnicas y métodos ofrecen a estos niños una mejor manera de enfrenta la realidad y su incorporación a la sociedad.

Existe un programa especial de empleo que posibilita la incorporación al trabajo de todas las personas discapacitadas que lo solicitan, se trabaja en la eliminación de las barreras arquitectónicas; se incorporó el sistema Close Caption a la televisión, permitiendo a las personas sordas estar al tanto del acontercer nacional e internacional o simplemente distraerse; el servicio de telefonía especializada, para sordos y personas con discapacidad físico-motora, han ampliado los minutos de derecho gratuito en las llamadas telefónicas, todavía queda mucho por hacer,pero los deseos de seguir trabajando para brindar una mejor calidad de vida a los discapacitados cubanos crece cada día.

Los discapacitados cubanos asociados en agrupaciones como: La Asociación Nacional de Limitados Físicos y Motores (ACLIFIM), Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales (ANCI), Asociación Nacional de Sordos e Hipoacúsicos (ANSOC), reciben asistencia social con un chequeo riguroso de su cumplimiento por parte del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

La asistencia social también concibe el apoyo a través de seguros y la atención a los problemas generales de los individuos.

Fuentes:

LOS DISCAPACITADOS EN CUBA: cuatro décadas de amor y bondad.

45 años de la seguridad social revolucionaria: Ningún cubano sin protección. Trabajdores. Abril, 2008.

Martínez Puentes, Silvia. Cuba: Más allá de los sueños.