Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Salud > Programa de Higiene y Epidemiología

Programa de Higiene y Epidemiología

A finales de los años 30’ se creó en La Habana  la Unidad Sanitaria de Marianao. Esta  institución representó el primer centro donde se analizaban los problemas relativos a la Higiene y la Epidemiología de la comunidad. En esos años hubo un intento de reproducir este tipo de Unidad en todo el país pero dadas las condiciones de la política sanitaria vigente en esa etapa, sólo fue una idea.

A partir de los inicios del Gobierno Revolucionario en 1959, comienza un renacimiento del quehacer sanitarista nacional. Tan temprano como 1962 el recién estrenado Sistema Nacional de Salud comienza un estudio preliminar de la situación sanitaria y epidemiológica de la población cubana.

Desde los inicios de la década de los años 70, en todos los niveles del sistema se había unificado el Cuadro Higiénico con el Cuadro Epidemiológico conocidos en su conjunto como Cuadro de Salud. A partir de 1976 modifica su nombre y enfoque, y se denomina entonces estado de salud de la población y se incluyeron en el mismo las enfermedades no transmisibles.

En cuanto a pronósticos, estos planes fueron muy acertados. Los diferentes análisis y diagnósticos análisis fueron elaborados por grupos especialmente encargado de ello, dirigido por el Ministro en funciones en cada período. Actualmente se tiene un control permanente tanto de las enfermedades transmisibles como las no transmisibles, sus causas y efectos; y se tienen definidas además las medidas a tomar en cada caso.

Luego de la puesta en función de la “Medicina en la Comunidad” (1974) y de la implementación del modelo “Médico y Enfermera de la Familia”, el análisis de la situación higiénico epidemiológica de la población pasó a ser una de las tareas básicas de estos especialistas.  En nuestros días el desempeño diario de estos profesionales del sector de la Salud, constituye una fortaleza para el Programa de Higiene y Epidemiología; dado que la comunidad está en constante monitoreo y control.

En materia de saneamiento se ha logrado extender a una parte importante de los hogares cubanos el acceso a aguas limpias y sistemas de evacuación de desechos, garantizando un mínimo de salubridad del entorno, tanto rural como urbano. En 1999 la cobertura era para la población urbana del 84,9 % y para la rural del 40,4 % en cuanto al servicio de agua por conexión domiciliaria.7 La cobertura con medios sanitarios de eliminación de excretas, según el estudio Multiple Indicators Survey, MINSAP/UNICEF, fue en el 2000 de 99,1% para la población urbana y de 95,1 % para la población rural.

En materia de saneamiento se ha logrado extender a una parte importante de los hogares cubanos el acceso a aguas limpias y sistemas de evacuación de desechos, garantizando un mínimo de salubridad del entorno, tanto rural como urbano. En 1999 la cobertura era para la población urbana del 84,9 % y para la rural del 40,4 % en cuanto al servicio de agua por conexión domiciliaria.7 La cobertura con medios sanitarios de eliminación de excretas, según el estudio Multiple Indicators Survey, MINSAP/UNICEF, fue en el 2000 de 99,1% para la población urbana y de 95,1 % para la población rural.

 

Fuente

Rojas Ochoa, F. La salud pública en Cuba. Cuaderno de Historia No. 81, 1996.

Martínez Calvo, S. El análisis de la situación de salud: su historicidad en los servicios. Rev Cubana Hig Epidemiol v.35 n.2 Ciudad de la Habana ene.-ago. 1997

Ministerio de Salud Pública. Fundamentación para un nuevo enfoque en la comunidad. La Habana, 1976:1-10