Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Salud

Salud

En 1956, Fidel Castro patentaba en su alegato “La Historia me absolverá”: “el problema de la tierra, el problema de la industrialización, el problema de la vivienda, el problema del desempleo, el problema de la educación y el problema de la salud del pueblo; he ahí concretados los seis puntos a cuya solución se hubieran encaminado resueltamente nuestros esfuerzos, junto con la conquista de las libertades públicas y la democracia política.”

En drámatica descripción de la situación de insalubridad que vivía el pueblo cubano en esa época, el documento recoge la siguiente cita:“La sociedad se conmueve ante la noticia del secuestro o el asesinato de una criatura, pero permanece criminalmente indiferente ante el asesinato en masa que se comete con tantos miles y miles de niños que mueren todos los años por falta de recursos, agonizando entre los estertores del dolor, y cuyos ojos inocentes, ya en ellos el brillo de la muerte, parecen mirar hacia lo infinito como pidiendo perdón para el egoísmo humano y que no caiga sobre los hombres la maldición de Dios. Y cuando un padre de familia trabaja cuatro meses la año, ¿con qué puede comprar ropas y medicinas a sus hijos? Crecerán raquíticos, a los treinta años no tendrán una pieza sana en la boca, habrán oído diez millones de discursos, y morirán al fin de miseria y decepción. El acceso a los hospitales del Estado, siempre repletos, sólo es posible mediante la recomendación de un magnate político que le exigirá al desdichado su voto y el de toda su familia para que Cuba siga siempre igual o peor.”

  • Médicos en la capital antes de 1959: 65%
  • Capacidad hospitalaria antes de 1959: 337
  • Hospitales rurales en Cuba antes de 1959: 1

Con  el triunfo de la Revolución, la medicina cubana optó por un nuevo paradigma cuya esencia se trastocó del carácter privado,  lucrativo y mutualista  hacia un enfoque humanista y de justicia social, con lo cual la población cubana se convirtió en total beneficiaria de los servicios de salud con acceso pleno sin costo alguno.

Creación del Sistema Nacional de Salud en Cuba

La medicina privada y las “Casas de Socorros” para casos de urgencia,  desaparecen en pos de constituir lo que se conoce hoy como el Sistema Nacional de Salud, basado en un Programa de Salud que desde su constitución se proyecta como una integración bio-psico-social, orientada no solo hacia la curación de enfermedades, sino sobre todo a  su prevención.

Para lograr tal propósito, el país dispone de dos pilares fundamentales: la medicina comunitaria y la medicina familiar, sobre la base de los cuales se sustenta hoy, el  Programa de Atención Primaria de Salud en Cuba. Este programa tuvo como objetivo en sus momentos iniciales la formación de la Red del Policlínico Integral Preventivo Curativo (1964), al que sustituirían como sucesivos eslabones históricos los modelos del Policlínico Comunitario (1974) y del Médico y la Enfermera de la Familia (1984).

  • Cantidad de consultas médicas anuales por habitantes (2000):7,2

Uno de los esfuerzos más notables respecto a la atención médica en general  radica en la creación de los servicios rurales de salud, organizados desde 1960 mediante la Ley 723  denominada Ley del Servicio Médico Social Rural que estableció el servicio médico del postgraduado.

Con la puesta en marcha del Programa de Inmunización,  desde 1963 se erradica la poliomielitis y en 1970 el paludismo. Hacia 1979 Cuba obtiene  la tasa de mortalidad materna más baja de América Latina 29,6 por mil nacidos vivos gracias a la puesta en funcionamiento del Programa Materno Infantil.

El sistema de Salud cubano presta especial atención al adulto mayor dado que  2002, el índice de adultez

El  Programa Integral del Adulto Mayor, es un plan de acción y atención diferenciada hacia este grupo etario, con el propósito de cubrir sus necesidades biológicas, psicológicas y sociales, y elevar la calidad su vida. Tiene un enfoque comunitario e institucional, el mismo se acompaña del desarrollo de la Geriatría y Gerontología con el fin de estudiar mejor los aspectos del envejecimiento de las personas y sus requerimientos en nuestro medio social. De ahí el surgumiento también de los Círculos de Abuelos y de la formación de los Trabajadores Sociales para la atención especializada a este sector de la sociedad.

Desde el año 2002 está en marcha del proyecto “Revolución”, concebido por el gobierno cubano y ejecutado por el  Ministerio de Salud Pública (MINSAP), que incluye la puesta a punto de los centros de salud como centros asistenciales de excelente calidad, tanto en la tecnología médica así como la infraestructura y el personal capacitado. De ahí que hoy en día, en cualqueir municipio del país se encuentren en reparación capital, ampliación o remodelación instituciones de salud, desde las emblemáticas como el hospital docente “Calixto García” en plena capital, hasta los policlínicos en intrincados parajes de la geografía montañosa de Cuba.  la ampliación y modernización de servicios (ambulatorios, hospitalarios y de urgencia, docentes y asistenciales). Contempla además, la capacitación al personal que asumirá la responsabilidad de dirigir su puesta en marcha y la aplicación de Nuevas Tecnologías de la Salud.

Enseñanza de la Medicina
En 1959 el joven gobierno revolucionario encontró sólo la escuela de Medicina de la Universidad de La Habana. Fue en 1964 cuando su graduaron los primeros 250 médicos totalmente formados por la Revolución. Hoy existen en el país cuatro Institutos Superiores de Medicina, 23 facultades, una Escuela Latinoamericana de Medicina y mucho más de 100 policlínicos y centros de la Salud, además de cientos de hospitales.

Los médicos que egresaban de aquella única facultad prerrevolucionaria tenían la desventaja de una formación eminentemente teórica, los de hoy, cumplen programas de estudio integrales a lo largo de los seis años de la carrera, que los facultan para ejercer la profesión con amplios y actualizados conocimientos teórico-prácticos de la ciencia médica.

Se desarrollan nuevos programas para perfeccionar la enseñanza y continuar supliendo las necesidades de especialistas en Cuba y en otros países del mundo que lo requieran. Entre los programas que se han desarrollado se encuentra el Programa de Formación Emergente de Médicos. El mismo tiene el propósito de formar médicos para la atención pública gratuita como alternativa válida a una medicina privada que no tiene en cuenta las reales necesidades de las poblaciones. Se trata de un programa que se propone hacer extensiva la experiencia cubana de brindar atención médica gratuita a los menos favorecidos.
En Cuba ya estudian medicina 21 mil jóvenes de América Latina y que en 10 años el país se propone formar 100 mil médicos para el Tercer Mundo. Tal propósito se torna más ambicioso con la colaboración de Venezuela, en un esfuerzo común que le daría al mundo pobre unos 200 mil médicos en un plazo de 10 años.
Las formas con las cuales ejecuta el proyecto va desde la enseñanza tradicional con las 21 facultades de Ciencias Médicas existentes en Cuba, la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y otras dos formas: el estudio en policlínicas y la conversión de antiguos preuniversitarios en el campo en escuelas de medicina equipadas con la más moderna tecnología, métodos audiovisuales y medios interactivos.
Los antiguos preuniversitarios están en capacidad de albergar unos 50 mil estudiantes de medicina, y los 500 policlínicos constituyen sedes universitarias cuyos alumnos viven, en muchos casos,  junto a familias cubanas.

Avances en las Investigaciones en el sector.

En 1966 se inauguran 8 institutos de investigaciones en el tema de la salud muchos de los cuales son mundialmente reconocidos por los resultados obtenidos en la esfera que aún hoy hacen posible el desarrollo vertiginoso de los estudios médicos en Cuba.

El desarrollo de la Biotecnología ha traido decisivos impactos en el sistema de salud, y la misma está en la base del Programa Nacional de Medicamentos. En medio del período especial comenzó este programa con el desarrollo productivo en centros como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología , el Centro de Inmunoensayo (1987) y el Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEM).

Entre 1992 y el 2002 se introdujeron en el país 333 medicamentos de factura nacional. Desde los llamados retrovirales para la terapia de pacientes con SIDA hasta antibióticos de tercera generación, cardiovasculares y vasodilatadores. Una moderna planta de citostáticos garantiza los principales sueros necesarios en el tratamiento de los enfermos de cáncer. De los diez productos biotecnológicos más vendidos en el mundo, ocho se hacen en nuestros laboratorios. Gracias al desarrollo de la tecnología SUMA por el Centro de Inmunoensayo, el país ha impulsado importantes programas de pesquisaje masivo en favor del bienestar del pueblo. Esta tecnología posee 27 estuches de diagnóstico para 15 patologías diferentes todos utilizados por instituciones de nuestro país.

Con un amplio uso de las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones (TIC), se obtienen en estos momentos resultados de alto impacto en las biotecnologías como terapias antivirales contra el VIH SIDA, y una vacuna pentavalente pediátrica. Cuba es el segundo país en el mundo que logra un producto semejante, solo antecedido por Francia.

En Cuba ya se acumula una destacada experiencia en el empleo de las técnicas más avanzadas a escala mundial, entre ellas: la trasplantología, la fertilización in vitro, lázer en cirugía, oxigenación hiperbárica, litotricia extracorpórea, resonancia magnética nuclear, angiografía por sustracción digital, ingeniería genética, técnicas inmunológicas y electroanalgesia.

Otro gran espacio de desarrollo lo constituyeron las unidades de terapia intensiva pediátricas, que existen en las 14 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud; los cardiocentros, y el Centro de Microcirugía Ocular en Serie anexo al Hospital Oftalmológico “Ramón Pando Ferrer”, que fue el primero en América, inaugurado en abril de 1988.

El Bloqueo que desde mediados de la década del 90 los Estados Unidos imponen sobre Cuba, han causado  afectaciones al sistema de salud cubano como las restricciones a la adquisición de suministros y tecnologías médicas de procedencia norteamericana. A pesar de ello el sistema nacional de salud, se ha mantiene y desarrolla sobre los presupuestos de que:

  1. El sistema de salud continuará siendo totalmente financiado por el presupuesto estatal.
  1. Se mantendrá la cobertura y la accesibilidad total a los servicios de salud por la población mediante la gratuidad.

Programas de Cooperación

Desde los primeros años de la Revolución en Cuba ha existido una alta sensibilidad por la salud pública acompañada por una ética solidaria de ayuda y colaboración con los países más pobres y necesitados de todos los continentes.
La cooperación cubana en el área de salud se inicia en el año 1963 por Argelia (África), cuando un grupo de médicos voluntarios respondió al llamado del Comandante Fidel Castro para prestar servicios de asistencia médica en gesto de solidaridad y apoyo al hermano pueblo argelino, que confrontaba un serio problema en salud pública producto de la herencia dejada por el colonialismo francés.
En 1970, producto del terrible terremoto en el Departamento de Ancash, en el norte de Perú, Cuba envió, a solo 72 horas de conocerse el desastre, dos aviones con plasma, medicamentos y vacunas para los damnificados. Días después, la alta dirección de la Revolución cubana despidió a la primera brigada de enfermeras y médicos que llevaban consigo cinco hospitales de campaña, casas de campaña, plantas eléctricas, instrumental y equipos para atención a la población. Además, el pueblo cubano realizó 104 594 donaciones de sangre a la vez que el Estado realizó un fuerte activismo internacional en función de concitar la atención y la ayuda sobre esta situación.
En la actualidad más de cincuenta y dos mil trabajadores del sector han brindado su aporte solidario, entre ellos treinta y ocho mil médicos, en noventa y dos países. A lo largo de estos años, se han formado más de dos mil médicos en Cuba, procedentes de varias naciones, y los profesores cubanos han organizado e inaugurado ocho facultades de medicina, fundamentalmente en países africanos, donde se forman cientos de médicos.
El desastre provocado por los huracanes “George” y “Match” en 1998, que afectó profundamente a las economías de los países centroamericanos y caribeños, y que ocasionó además la pérdida irreparable de miles de vidas, tuvo la respuesta cubana de concebir un Programa Integral de Salud, proyecto de cooperación que conllevó al envío de brigadas compuestas por médicos y paramédicos a los lugares más afectados y apartados de esos territorios.
Es en ese contexto aparecen iniciativas que se han consolidado en pocos años como la creación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), para formar gratuitamente como médicos a jóvenes de esos países; el proyecto cubano-venezolano Misión Milagro, iniciado en julio de 2004 para la atención oftalmológica gratuita a pacientes de escasos recursos, fundamentalmente de Latinoamérica, y la creación de la Brigada “Henry Reeve”.

 

Fuentes
Antecedentes históricos de la atención primaria de salud en Cuba. Ponencia leída en Simposio “Mario Escalona in Memoriam. Teoría y práctica en la atención primaria de salud”. Escuela Nacional de Salud Pública. Junio 11 de 2004.
Ayer y hoy de un pueblo en Revolución. Bohemia. Enero, 1999. No.1, p. 28-49.
Perez Cruz, Felipe de J. Cuba: Salud de privilegios en el Siglo XXI. Cuba Socialista. 8 de Enero de 2008.
Temas propuestos por Cuba para XIV Cumbre de Países No Alineados. Compendio informativo del Centro de Información para la Prensa. La Habana, 11-16 de septiembre, 2006
Presno Labrador, C. Experiencia Médica: El Médico de la Familia. Rev Cubana Med Gen Integr 2006;22(1)
Gusmán castro, P. Fidel: Cifras y Hechos irrebatibles. Escambray. Octubre, 2008.