Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Medios de Comunicación > Efectos del Bloqueo

Efectos del Bloqueo

El bloqueo de Estados Unidos obstaculiza seriamente el acceso de Cuba a las nuevas tecnologías informáticas y de comunicaciones. Desde 1962, Cuba tiene prohibido el acceso a las telecomunicaciones y equipos de cómputo de cualquier compañía o subsidiaria estadounidense. El sector cubano de las telecomunicaciones ha sufrido pérdidas millonarias en las actividades de telefonía básica e inalámbrica, sistemas de alarma, comercio electrónico y comunicaciones postales. Sólo en la actividad telefónica, las pérdidas ascendieron a 21,7 millones de dólares en 2002.

Si no existiera el bloqueo, con una participación de sólo el 0,1% en el mercado del comercio electrónico de Estados Unidos, que rebasa ampliamente los 500 000 millones de dólares anuales (dato del año 2000), Cuba pudiera ingresar más de 500 millones de dólares al año.

Debido a la imposibilidad de comprar en el mercado estadounidense, las empresas cubanas suministradoras de equipos de computación a centros científicos de la Isla, tiene muchas veces que comprar a través de terceros países y pagar hasta un 30 por ciento más en relación con el precio en Estados Unidos.

El 10 de abril de 2003, el Departamento de Comercio de Estados Unidos denegó una licencia de exportación a USA/Cuba-Infomed, organización no gubernamental humanitaria radicada en California, que pretendía, como en ocasiones precedentes, donar 423 computadoras a hospitales y policlínicos cubanos para apoyar la red de diagnóstico e informaciones médicas.

Cuando el ejército norteamericano desarrolló el correo electrónico, Cuba no tuvo acceso a ese servicio, ni a know-how técnico, ni a equipamiento. Hasta mayo de 1994, permaneció bloqueado para los cubanos el acceso a sitios norteamericanos en Internet. Cuba no pudo, por tanto, conectarse tempranamente en Internet.

La Ley Torricelli, de 1992 identificó las comunicaciones con Cuba como una forma de debilitar al régimen revolucionario. No depende de Cuba conectarse a Internet a la velocidad que desee hacerlo, o con tantos canales y proveedores independientes como pueda elegir.

Cada vez que Cuba intenta añadir un nuevo canal a Internet, la contraparte estadounidense debe obtener la licencia apropiada del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. De modo similar, si una compañía norteamericana quiere abrirle un nuevo canal a Cuba o decide aumentar la velocidad de la conexión, se debe expedir una licencia.

La actual conexión cubana no ofrece el ancho de banda adecuado para satisfacer la demanda del país. El bloqueo obliga a Cuba a utilizar un ancho de banda y una conexión al satélite, caros y lentos. Una de las soluciones al problema sería conectar un cable de fibra óptica entre Cuba y el estado de la Florida, las autoridades estadounidenses no lo han permitido.

 

 

———————————————

Investigación sobre Ciencia Tecnología y desarrollo Humanoen Cuba, 2003. Capítulo 3: Ciencia y tecnología al servicio del desarrollo humano en Cuba. Dimensión Económica.