Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Medios de Comunicación > Acceso a Internet

Cuba en Internet

En 1994 en Cuba se logra hacer la primera conexión a Internet a través de un tercer país; solo en mayo de ese mismo año se liberaron los sitios norteamericanos que estuvieron bloqueados, hasta esa fecha, al acceso desde nuestro país. El pleno acceso a la navegación a Internet se estableció en el año 1996, lo cual, además, ocurrió solo después de que Estados Unidos consideró conveniente que Cuba tuviera esa conexión, a la luz del Carril II de la Ley Torricelli, como un medio que perseguía subvertir a la Revolución.

Cuba entonces se conectó a Internet tarde, y solo a partir de ese momento pudo comenzar a asimilar la utilización de la red, a desarrollar los servicios y los contenidos que en esta red se soportan.

Por otra parte la conexión internacional se realiza solamente a través de satélite. La conexión por satélite resulta costosa y con menor calidad que a través de los cables de fibra óptica internacionales que existen, además, alrededor del área, que eso es un tema obstaculizado en estos momentos por las autoridades norteamericanas; ello permitiría una mayor velocidad de conexión a menor costo y, por supuesto, una mayor calidad.

Todas estas restricciones llevaron al país a plantearse un modelo de desarrollo de la red y de acceso a sus contenidos, priorizando las redes sociales que se están desarrollando.

También en los últimos años se ha hecho un esfuerzo muy importante en el proceso de modernización que comenzó en 1995 y que ha permitido ya sustituir el 82% de la red que existía en el país en el año 1995, que era una red analógica obsoleta. Se ha pasado del 4% de digitalización al 80,9% de digitalización, lo que significa que el 80,9% de las líneas telefónicas que están instaladas en el país ya son digitales.

Se ha logrado instalar 371 000 teléfonos que duplican la cantidad que existía en el año 1995, de ellos, 264 000 teléfonos residenciales, que benefician a 264 000 hogares cubanos que, además, son un equivalente de un beneficio directo de alrededor de un millón de cubanos que han obtenido el servicio directo de telefonía producto de este proceso inversionista.

También se ha tenido que trabajar en el incremento de infraestructuras, en el incremento de la telefonía pública —ya hoy se cuenta con 25 000 servicios públicos, en diferentes modalidades—; y se ha trabajado en el desarrollo de la fibra óptica nacional y se ha invertido en el desarrollo de la red de microonda digital.


Prensa Cubana en Internet

La inserción de las TIC en las diferentes publicaciones y las nuevas inversiones han permitido que las los medios cubanos de difusión cuenten en su mayoría con un espacio en la web ampliando la presencia de Cuba en Internet.

Se ha multiplicado la coexistencia de redacciones digitales dentro del proceso editorial de los medios de prensa nacionales y provinciales. Han surgido publicaciones puramente digitales sin precedentes impresos tal es el caso de Cubahora.

Cuba y la sociedad de la Información

La Sociedad de la Información es hoy un concepto excluyente. Quedan fuera de su desarrollo los mismos pobres que no tienen acceso a la educación y a la salud y que mueren de hambre.

El debate no puede quedar atrapado en la lógica de la expansión tecnológica, como si realmente ésta fuera, por sí sola, remedio a los males que aquejan a la inmensa mayoría de las personas. Por el contrario, la Cumbre debiera poner énfasis en cómo esas conquistas de la inteligencia humana pueden contribuir a garantizar el desarrollo de todos los países, lo que permitiría el ejercicio íntegro de los derechos humanos para todas las personas en el planeta.

La sociedad de la información debería partir de garantizar la plena realización del derecho a la educación. La introducción acelerada de las nuevas tecnologías a nivel global, sin adecuados programas de cooperación a favor de los más atrasados, profundiza la brecha digital ya existente. Por otra parte el control de la información y de las tecnologías por parte de los países desarrollados y sus transnacionales, impide el desarrollo de una sociedad de la información democrática y afecta la capacidad de los países pobres de generar tecnologías e implementar sus propias estrategias de desarrollo en esta esfera.

El establecimiento de un Nuevo Orden Mundial de la Información y las Comunicaciones no es una aspiración utópica; es una necesidad impostergable. La sociedad de la información requiere de la voluntad política de los gobiernos para emprender acciones y transformaciones tanto al interior de los países, como a escala internacional, que garanticen el acceso universal a las tecnologías de la información y las comunicaciones.


Fuentes:

MINREX. Cuba y su defensa de todos los Derechos Humanos para todos.

CIP. Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. 2005