Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Medios de Comunicación

Antecedentes

La introducción de la Prensa Periódica en Cuba se le atribuye al Conde Ricla con la publicación de La Gaceta en 1764, primer periódico editado en el país con una frecuencia semanal destacado noticias políticas y comerciales. Le siguieron numerosas publicaciones con diferentes estilos y enfocadas a diversos intereses reflejo de la situación política- económica y social del país. Tal es el caso de El Cubano Libre y Patria, voceros de las luchas independentistas iniciadas en 1868. En la República neocolonial  el periodismo cubano alcanza un mayor desarrollo con las nuevas tecnologías de impresión, creación de agencias cablegráficas, la incersión de la fotografía en las publicaciones y las nuevas posibilidades de los medios de transporte.

Por otra parte el desarrollo del sistema televisivo cubano fue un fenómeno concentrado en el mismo municipio habanero que progresivamente cubrió el resto de las provincias. En el último trimestre de 1950, el Canal 4 (Unión Radio Televisión) y el Canal 6 (CMQ Televisión), difundieron sus señales desde zonas muy próximas entre si en el Vedado habanero, por diferentes motivaciones y razones empresariales, el resto de las televisoras que progresivamente operaron en la capital, eligieron ubicaciones muy cercanas a las fundadoras generando en esa década una concentración insólita de siete emisoras de televisión. Ya en 1954, existían en La Habana tres plantas con emisoras en otras provincias: Radio Televisión Nacional (Canal 4); CMQ TV (Canal 6) y Telemundo (Canal 2). En ese mismo año surgió Microondas Nacionales S.A., para extender el servicio que ya había llegado hasta la central provincia de Santa Clara, hasta las ciudades cabeceras de las provincias de Camagüey y Oriente, en la zona oriental del país.

Triunfo de la Revolución

El triunfo revolucionario impuso nuevas realidades y objetivos de los medios electrónicos en Cuba y décadas después surgió Radio Cuba y con ella una empresa independiente que concentró todas las señales radiales y televisivas cubanas en una empresa en manos del Estado cubano, iniciándose la historia de la difusión de estas señales en el éter cubano, fuera de los medios de comunicación.

Después del Primero de enero de 1959 la Revolución rescata las libertades conculcadas por el anterior gobierno. Con excepción de los diarios Tiempo en Cuba, Ataja, Mañana y Alerta, que desaparecieron inmediatamente, el resto de los periódicos y revistas tradicionales sobrevivieron a la gran sacudida social que significó la victoria revolucionaria. Las emisoras de radio Circuito Nacional Cubano, Unión Radio y Cadena Oriental de Radio, operadas por testaferros de la dictadura, fueron las únicas intervenidas por la Revolución. El Colegio Provincial de Periodistas de La Habana emite declaración que reclama el cese inmediato de la censura de prensa, sin limitaciones de ningún tipo.

Cuba concede la mayor importancia no sólo a la protección sino a la promoción del derecho a la libertad de opinión y de expresión, que tienen rango constitucional y han sido desarrollados en su ordenamiento jurídico.

Fuente:

Marrero, Juan. dos Siglos de Periodismo en Cuba. Momentos, hechos y rostros. La Habana: Editorial Pablo de la Torriente, 1999.

Cue, Mayra. Microondas Nacionales S.A: Hito peculiar de nuestra historia televisiva