Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Deporte > Deporte Amateur
Deporte Amateur

La Revolución, con su naciente Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación (INDER), fundado en 1961, logró erradicar las estructuras derivadas del carácter mercantil del espectáculo profesional y de los mecanismos de su organización, eliminando así todo vestigio de comercialismo y explotación, mediante la desaparición del profesionalismo, sentando de esta forma las bases de las nuevas concepciones del deporte educativo. De ahí que quedara el amateurismo como único sistema permisible internamente, defendiendo el deporte como actividad plena que cumple con la premisa de cuerpo sano en mente sana, vital principio del olimpismo.

En medio del desmedido crecimiento del deporte profesional sobre el amateur, dónde este último se encadena a la comercialización, por la vía de la publicidad -las promociones de marcas y productos-, los grandes espectáculos y su producción para la televisión y el vídeo, Cuba se ha mantenido al frente de la defensa del deporte como derecho de los pueblos y expresión de su desarrollo integral.

Precisamente la disyuntiva hoy en el mundo se dirime entre el profesionalismo y la mercantilización, las grandes corporaciones transnacionales dedicadas al negocio deportivo, que cada vez corrompen más el movimiento olímpico internacional, compran directivos y árbitros y presionan, extorsionan y explotan a los atletas.

De la mano de la conversión del deporte en mercancía marcha el fraude deportivo -el doping- y el robo de talentos y campeones.

Cuba, desde el triunfo revolucionario, ha defendido la práctica del deporte sano y ha luchado contra la mercantilización de esta actividad. En ese sentido fomenta la masificación del deporte, su extensión a todos los sectores sociales y promueve una ideología que aboga por convertir la práctica deportiva en un derecho de todo el pueblo.

Asimismo el movimiento deportivo cubano ha luchado contra el robo de cerebros y el uso de anabólicos. En ese sentido el país ha jugado un papel destacado en la lucha contra el uso de los esteroides para lo cual desarrolló el Laboratorio Antidopaje de la capital cubana, uno de los tres acreditados por la Agencia Mundial (AMA) en América Latina, el cual no ha estado sólo al servicio de los deportistas cubanos.

El Sistema de Cultura Física y Deportes aporta al presupuesto del Estado a través de la contratación de especialistas cubanos en deportes en el extranjero, los contratos de producción de servicios cooperados, los cursos impartidos, las donaciones, los ingresos en MLC por entradas a espectáculos deportivos, un por ciento de ingresos percibidos por atletas cubanos que debidamente autorizados para ello laboren en el extranjero, acorde a lo contratado por Cuba Deporte. Los ingresos personales directos de los atletas por este concepto u otro por la obtención de distinción onerosa o premio no están gravados por ninguna figura tipificada por la ley tributaria.

No existe tampoco ningún tributo cuyo aporte esté destinado especialmente a la financiación del deporte pues como parte de los ingresos públicos, los ingresos tributarios pertenecen al Presupuesto del Estado, mediante el cual se efectúan las erogaciones necesarias para los gastos públicos. Por tanto no depende la financiación del deporte del incremento o disminución del gravamen de la renta, el consumo u otro hecho imponible.

En el deporte, pese a la guerra económica, persecución de talentos, y agresiones, Cuba ha sabido imponerse y aparecer en sitiales a los que hoy solo acceden las naciones primer mundistas. La razón es que el movimiento deportivo es también fruto de una obra que ha tenido en el capital humano su principal divisa.