Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Deporte

Deporte, derecho de todo el pueblo

El deporte en Cuba en la etapa prerrevolucionaria no escapaba a la realidad que vivía el país, por lo que no existía apoyo estatal a la práctica masiva de ninguna disciplina, planes de infraestructura deportiva o escuelas especializadas en esta esfera. Solo constituía privilegio de algunos, la práctica de alguna especialidad deportiva, excepcionalmente, en algunas universidades o institutos del país, sus estudiantes constituían los practicantes más asiduos, aunque en escasos deportes.

A partir del triunfo revolucionario de 1959, el deporte cubano experimenta un giro total, viéndose en la actividad física, la recreación y la práctica masiva de deportes un legítimo derecho del pueblo.

Comienza a formarse toda una infraestructura para llevar adelante el movimiento deportivo cubano, alcanzar, en primer lugar, la práctica masiva del mismo en toda la isla, para luego, poder obtener resultados satisfactorios a nivel internacional.

Uno de los principales problemas a resolver en esos momentos era el profesionalismo que imperaba en el país, urgía la eliminación del mismo para poder cumplimentar toda la filosofía acerca del deporte amateur. Es así que se crea en el propio año 1959, la Dirección General de Deportes (DGD), y dos años más tarde nace el Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER), órgano rector del movimiento deportivo cubano. En el transcurso de estos años, el INDER ha fomentado la construcción de nuevas instalaciones deportivas a lo largo y ancho de todo el país, brindando la posibilidad a millones de cubanos de practicar masivamente cualquier modalidad deportiva, ya sea de forma recreativa, o como actividad de alto rendimiento.

Surge además, en el año 1961, la Escuela Superior de Educación Física “Comandante Manuel Fajardo”, que gradúa los primeros instructores y profesores deportivos. Cuatro años después, se crea la Industria Deportiva Nacional y en 1966 se funda el Instituto de Medicina del Deporte.

Otras de las iniciativas tomadas lo constituyó la creación de las Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), pero quizás la decisión mas importante, y por eso lo he dejado para el final, fue el origen de los Juegos Deportivos Nacionales Escolares, pues constituye la cantera fundamental por la cual se nutren los centros de alto rendimiento, estos juegos complementan, además, la pirámide del deporte nacional, que nace en la base (escuelas primarias), transita por las edades escolares, juveniles, hasta llegar a las mayores.

Como parte de los principios defendidos por la Revolución está el desarrollo del movimiento deportivo, en medio de un deporte dominado por la comercialización, el robo de talentos y el doping; de ahí que las máximas instancias del deporte cubano hayan mantenido una lucha de principios contra estos flagelos.

El deporte cubano no ha estado exento de las consecuencias del bloqueo económico y de la difícil etapa del periodo especial. Comenzaron a escasear los implementos deportivos y los convenios que existían con países del Campo Socialista desaparecieron.

A pesar de estos problemas, el estado cubano se dio a la tarea de continuar desarrollando el deporte, no sólo desde el punto de vista competitivo, sino como expresión del modo de vida de todo un pueblo. De ahí que se masificó aún más esta actividad, se continuaron perfeccionando los planes de entrenamiento, se continuó llevando la actividad física a los lugares más recónditos del país y se aumentó el nivel científico de los entrenadores y preparadores deportivos.

La preocupación por el desarrollo del deporte ha traspasado los límites del territorio nacional, siendo una premisa de la revolución cubana hacer extensiva la colaboración deportiva a otras regiones del mundo, muestra de ello lo constituye la Escuela Internacional de Educación Física y deportes dónde cada año se gradúan estudiantes de diversas latitudes de Latinoamérica.

En estos años de revolución ha alcanzado destacados lugares en los Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Olímpicos y Paraolímpicos. Se han obtenido innumerables preseas en los campeonatos y copas del mundo efectuadas en diversos deportes.

Cuba participa en numerosas asociaciones deportivas en las que defiende diversas iniciativas y estrategias para el desarrollo del deporte regional y mundial. En octubre del 2007, fue elegida por unanimidad, como integrante del Comité Intergubernamental para la Educación Física y el Deporte de la UNESCO, durante la 34 Conferencia General del importante organismo de Naciones Unidas.

Cuba ha acogido diferentes eventos deportivos internacionales, defendiendo el derecho de los países más pobres a desarrollar juegos dignos y ejemplares.

El béisbol está considerado en la Isla como el deporte nacional, contando con una amplia afición a lo largo y ancho de todo el país.

La práctica deportiva cubana, sus logros y resultados, han llevado a Cuba a convertirse en una verdadera potencia en esta rama y a ser objeto de admiración en todo el mundo. El deporte no es solo un derecho otorgado por la Revolución, sino que constituye, además, una expresión de su modo de vida.