Usted está aquí: Inicio > Logros > Modelo Social Socialista > Cultura

Cultura

Con el triunfo de la Revolución el 1ro de enero de 1959 la sociedad cubana experimenta profundos cambios en todas sus estructuras, dado que las funciones culturales gubernamentales hasta entonces eran desempeñadas por la Dirección de Cultura del Ministerio de educación y todas las actividades respecto al tema cultural recaían en la gestión de instituciones de carácter privado y asociaciones voluntarias.

Comenzó desde entonces un amplio proceso de democratización de la cultura y se instauraron instituciones simbólicas para la cultura del país como fueron el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), creado apenas a 83 días del triunfo de la Revolución Cubana y la Casa de las Américas, en abril de 1959.

La Casa de las Américas fue constituida por el Gobierno Revolucionario, a partir de la  Ley 299 del 28 de abril de 1959. El principal objetivo de esta institución que  realizara actividades de carácter no gubernamental, encaminadas a desarrollar y ampliar las relaciones socioculturales con los pueblos de la América Latina, el Caribe y el resto del mundo. La Casa difundió a partir de entonces la obra de la Revolución y propició la visita a Cuba de muchos intelectuales que se pusieron en contacto con la nueva realidad del país.

Otra de las instituciones vanguardias en el desarrollo de la cultura cubana es la  UNEAC; organización social, cultural y profesional, no gubernamental con personalidad jurídica propia y plena capacidad legal, que agrupa a los escritores y artistas cubanos. Fue fundada el 22 de agosto del año 1961 por nuestro Poeta Nacional Nicolás Guillén, con el objetivo de preservar el proyecto de justicia social e independencia nacional. Desde su creación ha estado representada por artistas de reconocido prestigio en todos los ámbitos de las artes estéticas y filosóficas.

Dentro de sus principales funciones está: representar los intereses profesionales de todos sus miembros para que puedan llevar adelante su labor social, para que puedan llevar adelante su labor social, disponer de las condiciones adecuadas y recibir los estimulos morales y materiales que alientan la creación literaria y artística; propiciar debates, foros, festivales y concursos; ampliar y desarrollar los vinculos entre el arte y la educación, contribuyendo a garantizar la base material de estudio, entre otras.

También en agosto de 1961 se realiza el Primer Congreso de Escritores y Artistas, gestor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Este  Congreso permitió formular los principios de nuestra cultura, tomando al desarrollo humano como eje esencial en la nueva sociedad.

La creación en 1962 de la Escuela Nacional de Arte constituye otro hecho relevante para el desarrollo de la cultura cubana luego de 1959. La constitución de este centro representa el principio de la sorprendente expansión de la enseñanza artística en el país y es por demás, una de las obras más trascendentales y hermosas de la Revolución expresada en el desarrollo y prestigio alcanzado por el arte en Cuba. En la segunda década del 70’ surge otro centro clave en el desarrollo de la enseñanza del arte en el país: el Instituto  Superior de Arte (ISA). Este centro se fundó el 29 de julio de 1976, es el único centro Universitario para la enseñanza superior de las artes en el país y constituye una singular institución en el ámbito Latinoamericano.

También en 1976, dentro del proceso de institucionalización de los Órganos de la Administración Central del Estado, se creó el Ministerio de Cultura con la responsabilidad de dirigir, supervisar y ejecutar  la política cultural. De igual forma se constituyeron las Direcciones Provinciales y Municipales de Cultura, los que se responsabilizan en la aplicación de la política cultural a este nivel.

Ya en 1989, después de un proceso de reorganización y la experiencia acumulada, surgen nuevas instituciones como el Instituto Cubano de la Música, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, que juntos al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y el Instituto Cubano del Libro, instituciones docentes, de investigación, de preservación y cuidado del patrimonio, de trabajo en la comunidad, y otras, integran el sistema del Ministerio de Cultura.

Desde principios de la década del 90’ Cuba ha sido bloqueada los el gobierno de Estados Unidos, y todos los sectores de la sociedad han sido afectados. La cultura, por tanto, no se ha visto fuera de este contexto. Las afectaciones del bloqueo en el sector de la cultura se extienden desde la imposibilidad de intercambio cultural entre artistas de ambos países hasta de negación de  permisos de comercialización de obras o adquisición de tecnologías de punta para el desarrollo de manifestaciones como el teatro, el cine o la música.

A pesar de las limitaciones el sector siguió su avance a partir del año 2000 con la revolución de la cultura, una de las máximas de la Batalla de Ideas. Esta nace con una gran ofensiva de movilizaciones físicas e ideológicas, motivadas por el secuestro del niño cubano Elián por la mafia cubano-estadounidense; que desembocó en un movimiento generalizado de culturización, que sobre las bases de la identidad patriótica – revolucionaria y la lucha de las ideas, pretende construir un nuevo proyecto histórico de la humanidad: el socialismo del tercer milenio.

Los medios de la revolución de la cultura son muchos para que nuestro pueblo no se doblegue ante la política norteamericana. Mucho ha sido el trabajo desarrollado por las instituciones culturales para elevar la cultura de nuestra población y son varios los resultados vistos en estos años: el acceso y participación del pueblo a la cultura con la incorporación activa de trabajadores, campesinos, estudiantes y niños, como público o como participante, cada año se celebran festivales de canto y danza donde los más pequeños hacen gala de todos sus conocimientos y aptitudes; el estudio de las raíces culturales, el reconocimiento de sus valores, el desarrollo de estos,  la investigación del folklore; la organización del sistema de enseñanza de las artes, desde el nivel elemental, hasta el superior, del cual han egresado eminentes figuras cuya obra ha alcanzado renombre nacional e internacional; la creación de escuelas formadoras de instructores de arte en cada una de las provincias.

Otro de los logros alcanzados es la creación y desarrollo de una cinematografía nacional, cada año podemos disfrutar de varios festivales de cine, siendo el más relevante el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, donde se puede apreciar el valor y la calidad no solo de nuestro cine sino del cine latino que en la mayoría de los casos no llega a las pantallas internacionales por la propia globalización de la cultura que llevan a cabo las grandes potencias y entre ellas la más poderosa, Estados Unidos; es un espacio más donde podemos situarnos en la historia y situación actual, cultura y valores de otros países del mundo.

La extensión de los movimientos culturales a las zonas rurales y montañosas y la introducción de las nuevas tecnologías en los procesos de creación y promoción artística y literaria, son otros de los grandes retos propuestos y alcanzados por nuestra revolución de la cultura.

Los programas de desarrollo cultural que se llevan a cabo en nuestro país constituyen expresión de la política cultural cubana y de los principios que la sustentan. No cabe duda que en el modelo social cubano la cultura es un incuestionable instrumento de transmisión de valores éticos que actúan en el crecimiento humano.

Las raíces históricas de la cultura y su devenir actual posibilitan una proyección futura a partir de la comprensión del compromiso social y de liberación contenido en ella, de su visión latinoamericana y universal y de las posibilidades de su desempeño dinámico e integrador.

Aún hoy el desarrollo de la cultura en el país sigue los principios  plantados desde los inicios de la Revolución, dado que son inherentes a la esencia de nuestro modelo social, recogen la historia, el pensamiento y la cultura del país y conservan su correspondencia con las condiciones socioeconómicas y políticas ideológicas de la actualidad. Ellos son:

  • La reafirmación y desarrollo de la identidad nacional y la vocación universal y profundamente latinoamericana y caribeña de la cultura nacional.
  • La conservación y difusión del patrimonio cultural.
  • El reconocimiento a la diversidad cultural.
  • El fomento y estimulo a la creación artística y literaria.
  • El respeto y apoyo al protagonismo y creatividad de las comunidades en la conducción de sus procesos socioculturales.
  • El reconocimiento al papel de la cultura en el impulso y orientación de los procesos socioeconómicos.

Universalización de la Cultura

Teniendo como máxima continuar fomentando la cultura de nuestro pueblo, en el año 2003 surge el proyecto de La Universidad para Todos, es un gigantesco paso hacia adelante en el proceso educacional y de formación de valores en la población cubana. Diariamente emite cuatro horas de programas culturales y científicos por televisión; además, la vinculación de las escuelas a la computación y su dotación con más de 15 mil videocaseteras para el uso de programas docentes y científicos que apoyan en gran medida el desempeño del maestro y los estudiantes en cada aula; la creación de los dos canales educativos, donde se trasmiten desde clases hasta las mejores películas, programas sobre grandes personajes de la historia de la humanidad y noticias del orden cultural, social y político nacional e internacional, son aportes significativos a la educación y la cultura.

Los programas de la Revolución también se evidencian en la asignación de computadoras a todas las Direcciones Municipales de Cultura con servicios de correo electrónico y posibilidades de acceso a Internet; la dotación a todos los centros docentes del país, incluso a aquellos que están en los lugares mas apartados e intrincados de nuestro país, de televisores y videos para el desarrollo de un programa audiovisual, además de las computadoras y la creación de nuevas escuelas de formación de instructores de arte en todo el territorio y de nuevas escuelas de artes plásticas, entre otras manifestaciones de esta tarea que fragua a cada minuto el sentimiento revolucionario y solidario de cada niño y cada joven.

Se ha logrado establecer La Feria del Libro de la Habana, que ya hoy se realiza en no menos de 30 ciudades del país.

Se dispondrá de nuevas capacidades de impresión que le permitirán a nuestra población acceder a las mejores obras literarias y temas científicos, políticos, sociales y culturales, a un costo mínimo, mediante el sistema de bibliotecas familiares, ideado en Cuba y que ya comienza a extenderse a otros países, al igual que los sistemas de alfabetización por radio y televisión que podrán revolucionar la educación en el mundo.

Otro aspecto en el cual se ha avanzado en gran medida es en la creación y desarrollo de los Joven Club de Computación, donde se imparten cursos y se realizan concursos que estimulan el aprendizaje de quienes reciben sus beneficios.

Se ha creado el empleo de estudiar. Decenas de miles de jóvenes que no estaban haciendo prácticamente nada, hoy están estudiando y se les paga un salario para estudiar, preparándolos para su reinserción en la sociedad. Y es así como también se cultiva, crecen, se informan y puede aportar su granito de arena a esta Revolución. Y no se quiere preparar a nuevos hombres y mujeres aislados del mundo actual, lleno de contaminación, guerras, pobreza e injusticias; no! Nuestro gobierno quiere que nuestros ciudadanos y en especial, los jóvenes, estén al tanto de todos los acontecimientos que ocurren día a día en el mundo y que por demás, sepan enfrentarse a cada una de las dificultades que este complejo camino por donde va la humanidad promete.

Otros resultados que podemos apreciar en estos últimos años son:

  • Reapertura del Teatro Amadeo Roldán en el 2000.
  • Reapertura del Museo Nacional de Bellas Artes en el 2001, ahora con dos edificaciones más.
  • Desarrollo del movimiento de cantorías Infantiles.
  • Introducción de nuevas tecnologías.
  • Ampliación y diversificación de la programación.
  • Aumento de la producción editorial.
  • Reapertura de más de 100 museos municipales entre 1997 y 2000.
  • Desarrollo de importantes eventos y festivales.

 

Fuente

Patrimonio de la Cultura Cubana. World Heritage Centre

Casa de las Américas. http://www.casa.cult.cu/casadentro.htm

ISA. La Cultura. Sitio de la Embajada de Cuba en Turquía.