Usted está aquí: Inicio > Logros > Desafíos del Desarrollo Económico > Turismo

Turismo

El turismo cubano tuvo su auge durante los años 50 del siglo XX, pero ya desde antes se había puesto en práctica esta actividad. El 12 de agosto de 1919, el entonces presidente Mario García Menocal, firmaba una Ley que normaba los juegos de azar con finalidad turística, acción que influyó extraordinariamente en el arribo de visitantes al implantarse en los EE.UU. la conocida “Ley Seca”, la cual prohibía la fabricación, consumo e importación de bebidas alcohólicas. A partir de la década del 30 se originó un acuerdo entre la mafia norteamericana y Fulgencio Batista, jefe del Ejército y hombre duro del país, los que diseñarían posteriormente el programa turístico en Cuba, cimentado en la empresa del juego, las drogas y la prostitución. De ahí que Estados Unidos era el principal  mercado emisor de turistas.

La mafia norteamericana pretendía construir un emporio del vicio, aspirando a convertir a la Ciudad de La Habana en la capital americana el juego, combinando cabaret – casino de lujo en los años 50. Para ello, un decreto presidencial ad hoc, modificó la Ley de Turismo, concediendo extraordinarias facilidades y autorizaciones inconcebibles, para establecer casinos en hoteles de más de 100 habitaciones y más tarde, a instalaciones de primera y segunda clase turística.

· En 1958, entraron al país 301 829 visitantes, originando ingresos totales de 56.9 millones de dólares, recaudados no por el desarrollo de un turismo sano, sino marcado por el juego y la prostitución, la concentración de la infraestructura hotelera en sólo dos polos turísticos (La Habana y Varadero) y la dependencia de un solo mercado emisor: los EE.UU.

A partir de la década del 60 y hasta los años de la década del 80 del siglo pasado, el turismo fue orientado fundamentalmente hacia el mercado nacional. En el año 1981 surge el Campismo Popular como modalidad económica de disfrute fundamentalmente para los nacionales, se pusieron las playas a disposición del pueblo; así como otros establecimientos exclusivos hasta entonces para sectores privilegiados. Este hecho condicionó una estructura habitacional y de servicios poco competitiva como producto internacional, a pesar de las condiciones naturales y sociales excepcionales que presentaba Cuba para el desarrollo de un turismo sano y sostenible.

Desde 1987 comienza a orientarse la actividad turística como un potencial servicio hacia el área internacional que ofreciera ingresos al país. Sin embargo, la actividad turística emerge con fuerza en la década del 90 como la estrategia básica para lograr el impulso necesario a la deprimida economía cubana producto de la desaparición del campo socialista.

Fue precisamente en este sector, dónde se establece la primera inversión con capital mixto, al inaugurarse el 10 de mayo de 1990 por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el Hotel Sol Palmeras, en Varadero, negocio conjunto con el grupo hotelero español Sol Meliá, el sexto más grande del mundo y número uno en la península Ibérica y en apostar por el desarrollo turístico cubano.

Se crearon así las más importantes cadenas hoteleras, de restauración y de otras actividades extrahoteleras, partiendo de las experiencias internacionales y de nuestras propias características. Un ejemplo de ello lo constituye la inauguración del Hotel Cayo Coco en 1993.

· El 7 de febrero de 1995, el Ministerio de Economía y Planificación emitió la Resolución No. 7, que autoriza la creación de la organización económica estatal, con autoridad jurídica independiente y patrimonio propio, denominada Sistema de Formación Profesional para el Turismo (FORMATUR), subordinada al MINTUR a todos los efectos legales, integrando además otros planteles educacionales de todo el país.

·  El 5 de septiembre de 1995 se aprobó la Ley 77 o Ley de la Inversión Extranjera.

En el período de 1990-1998 representó la fuente principal de ingresos en divisas y el sector de más rápido crecimiento y mayor potencial de la economía. En ese período  logró como promedio un incremento del ingreso bruto de un 32%, así como del número de visitantes del 18%. El esfuerzo inversionista realizado se pone de manifiesto con el incremento del número de habitaciones de un 13.86%, lo que representa un importante elemento valorativo de la eficiencia alcanzada por el sector en el ese decenio.

Desde 1994, constituye el sector principal de ingresos para la economía nacional. En 1996 representó el 35% del total de exportaciones.  En 1998 sus ingresos representaron el 13% del valor del Producto Interno Bruto (PIB), frente a sectores en expansión como el níquel que representó un 3%. En el 2006 el turismo aportó aproximadamente el 8% al PIB, empleó al 7,8% del total de ocupados y constituyó el 30% de las exportaciones totales.

En el primer semestre de 2008 este renglón de la economía exhibió un crecimiento del 13% respecto a igual período del año anterior. La llegada de visitantes internacionales a Cuba entre enero y julio último creció un 14% respecto a 2007.

Consolidación de la Infraestructura turística

Muestra de la institucionalización y consolidación de la estructura estatal para el desarrollo turístico en el país fue la creación en 1987 del Grupo Corporativo Cubanacán S.A., entre cuyas misiones se encontraba la de formar las asociaciones mixtas con capital extranjero. El proceso de organización de desarrollo del sector se vio fortalecido además con la creación del Ministerio de Turismo, el 21 de abril de 1994.

· Mediante el Decreto – Ley No. 147 del 21 de abril de 1994, desaparece el INTUR y se crea el Ministerio de Turismo (MINTUR), con el objetivo de ejercer las funciones rectoras en la dirección política, la regulación y el control del sector y la actividad empresarial que él emana.

Hoy Cuba cuenta además con una red de empresas e instituciones que garantizan los servicios turísticos tanto alojamiento, entretenimientos afines a este tipo de demanda, abastecimiento, transporte, y demás.

El turismo cubano tiene como principio el desarrollo sostenible de sector, por lo que la preservación del medio ambiente y la integralidad constructiva y recreativa debe armonizar y respetar todo las regulaciones que en materia medioambiental están vigentes en el país.


Principales mercados del turismo cubano

Canadá, Inglaterra, España, Italia y Alemania constituyen los principales mercados que escogen como destino turísitico a Cuba principalmente durante la época de Noviembre-marzo, lo que se conoce como época alta.

Por su parte, la política norteamericana de bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba a partir de 1961, prohibió a los ciudadanos norteamericanos visitar la Isla, con lo eliminó de facto el principal mercado turístico. Estas condiciones siguen vigentes hoy en día a pesar de reclamos de ciudadanos norteamericanos por disfrutar de las bondades naturales de un país a solo 90 millas de sus costas.

·  cantidad de norteamericanos que visitaban Cuba en 1959: 58% de un total de 2 millones de turistas.

En 1996 se logró por primera vez sobrepasar el millón de visitantes. Ya para el primer semestre de 2008, Canadá se mantuvo como el primer mercado emisor, con 577 mil 290 visitantes, un 27.6 más que en igual período precedente. En total se recibió un millón 525 mil 263 viajeros foráneos, la cifra más alta para una etapa similar conseguida por el turismo cubano en toda su historia.


Modalidades del turismo en Cuba

Cuba constituye un polo turístico atractivo no solo por las bellezas naturales como las playas, atractivos submarinos, paisaje campestre, montañas, reservas ecológicas, su clima, fácil acceso por vía aérea y marítima, importantes patrimonios históricos y cultural; todo esto por debajo de su capacidad sustentable de explotación. Además otros elementos como población educada, culta, solidaria, altos índices de salud reconocido prestigio como potencia deportiva, clima social seguro, cultura de conservación del medio ambiente y la infraestructura creada para aumentar sus atractivos (carreteras, aeropuertos).

Poco a poco quedó atrás la etapa donde el principal atractivo del producto turístico cubano eran sus dunas y sus playas. Actualmente, además de la calidad y belleza de sus escenarios, está implícita como atractiva la diversidad que incluyen prestaciones de tipo cultural, histórico, de naturaleza, salud o actividad náutica; que han derivado como modalidades turísticas a partir de su alta demanda. Entre ellas se pueden mencionar el turismo de salud, de eventos e incentivos, cultural, de naturaleza, todo incluido y otros.


Fuente:

Dr. Orlando Gutiérrez Castillo. Cuba, turismo y desarrollo económico. Publicado en: La economía cubana: coyuntura, reflexiones y oportunidades, CEEC, abril del 2000

Turismo cubano registra mejores resultados históricos en lo que va de 2008. En Pueblo en Línea

Leyes y Regulaciones del Turismo en Cuba, INFORMACIÓN TEMÁTICA NO. 5/ ENERO 2002

El turismo y su incidencia en el desarrollo local de Villa Clara, Cuba