Usted está aquí: Inicio > Logros > Desafíos del Desarrollo Económico > Sector Energético

Sector Energético

En la etapa colonial y neocolonial se desarrolló la electrificación en Cuba, iniciándose, fundamentalmente, con el servicio público de alumbrado por arco eléctrico. Seguidamente se instaura un sistema eléctrico para el servicio público, con generación centralizada y redes de distribución dirigidas a algunas zonas de la capital.

Con la intromisión en Cuba de Estados Unidos, comenzaron a aparecer y a expandirse algunos negocios como, el establecimiento del servicio de tranvías en la capital. Paralelamente la Compañía de Electricidad en Cuba continuó desarrollándose aceleradamente, para aumentar la capacidad de generación de electricidad, la que llegó a finales del año 1957, a 430 MW instalados.

Consulte las cifras Sobre Energía

El triunfo de la Revolución marcó un salto en el desarrollo energético de nuestro país, inició una nueva etapa en su historia, pues se llevó a cabo la nacionalización de la compañía de eléctrica, se implementaron nuevas tareas, en progreso y bienestar de la población, se electrificó más del 95% de la población y se multiplicó la capacidad generadora. Ya en 1989 se obtiene una potencia instalada de 2 967 ,5 MW, que es un 530% de incremento con respecto a 1959 que solo había una capacidad instalada de 470, 6 MW.

El desarrollo de la industria eléctrica en Cuba se apoyó en un programa inversionista de construcción de varias termoeléctricas, lo que trajo consigo un salto en el incremento de las capacidades de generación y en la producción de energía eléctrica. Las principales termoeléctricas que tiene el país son: Máximo Gómez (Mariel), Antonio Guiteras (Matanzas), Carlos Manuel de Céspedes (Cienfuegos), 10 de Octubre (Nuevitas), Antonio Maceo (Santiago de Cuba), Santa Cruz (La Habana), Felton (Holguín), Otto Parellada (Ciudad de La Habana) y Antonio Maceo (Regla).

La producción de electricidad se divide en servicio público (88% del total producido nacionalmente), autogeneración (le corresponde a los centrales azucareros, a las empresas productoras de níquel, y otras como el papel y el cemento).

Con el derrumbe del campo socialista en Europa, se agudiza la situación económica en nuestro país y se ve seriamente afectado el sector energético, lo que provoca un llamado a crear una conciencia de ahorro de energía, y por ello se emiten diferentes programas electroenergéticos.

Se implementa entonces una estrategia para cubrir la demanda de energía eléctrica y compensar la escasez de combustible, surge así el Programa de Ahorro de Electricidad en Cuba (PAEC), en el año 1997, el cual contribuyó a reducir las tasas de crecimiento, que en estos momentos registraba el consumo y la máxima demanda del sistema.

El proceso de electrificación en Cuba hasta el surgimiento del PAEC, en 1997, constituyen los principales antecedentes de una etapa compleja y de grandes perspectivas: La Revolución Energética.

Por otra parte Cuba, como país subdesarrollado, ha empezado a transformar su economía con el objetivo de disminuir los consumos excesivos de petróleo, buscando energías alternativas, que sustituyan la dependencia económica que tiene sobre el petróleo y disminuya a la vez, la carga contaminante que genera la producción de electricidad a partir de esa fuente de energía.

Consulte además Industria del Petróleo

En ese sentido se han encaminado un grupo de proyectos referidos a la posibilidad de utilizar la energía alternativa, principalmente la eólica, la de energía solar mediante paneles de celdas fotovoltaicas que la convierten en electricidad y la energía hidráulica.

Asimismo en Cuba se viene aprovechando crecientemente la energía nuclear desde hace varias décadas por su importancia para el desarrollo socioeconómico del país.


Fuente:

Santiago Rodríguez Castellón. Sector Energético. En: Estructura económica de Cuba. La Habana: Editorial Félix Varela, 2002. t.2.