Usted está aquí: Inicio > Logros > Desafíos del Desarrollo Económico > Comercio Exterior

Comercio Exterior

Al triunfo de la Revolución Cubana, el Gobierno, preocupado por el bajo nivel de las divisas extranjeras y atento a la defensa y desarrollo de la economía nacional, promulgó mediante la Ley 793 del 25 de abril de 1960, la creación del Banco para el Comercio Exterior de Cuba (BANCEC), con el objeto de contribuir y colaborar con la política de comercio internacional del Estado Revolucionario y la aplicación de las medidas sobre el comercio exterior adoptadas por el Banco Nacional.

El BANCEC puede considerarse una institución de transición para el establecimiento del monopolio estatal del comercio exterior de Cuba, que se logra finalmente con la creación del Ministerio del Comercio Exterior (MINCEX), el 23 de febrero de 1961 mediante la Ley 934.

A partir de entonces se inició de inmediato la reforma del comercio exterior cubano, concentrado en aquel entonces en un solo mercado: el norteamericano, regido por desiguales tratados y ejecutado sin tener en cuenta un plan que garantizara el desarrollo de la economía cubana.

Fue así como en esta etapa se establecieron los primeros convenios con países socialistas, iniciándose relaciones comerciales sobre bases justas que contrarrestaban el bloqueo económico norteamericano contra el país. Por tres décadas, Cuba contó con mercados seguros para sus exportaciones, una relación de intercambio favorable en términos generales y una apreciable colaboración económica y financiera, hasta la desaparición del Consejo de Ayuda Mutua Económica, (CAME).

A finales de la década de los 80, el intercambio comercial de Cuba rondaba los 15 mil millones. En 1989 el 85% del comercio exterior cubano se concentraba en los mercados del antiguo campo socialista. En la década del ’90 tuvieron los acontecimientos relacionados con el derrumbe de la URSS, afectaron la economía y en especial el comercio exterior del país, lo que provocó la pérdida de mercados preferenciales y proyectos inversionistas, precios justos para la importación y exportación, eliminación de acuerdos de colaboración e interrupción de suministros esenciales para el desarrollo de la economía nacional y fuentes de financiamiento adecuadas, para un país en desarrollo. A esto se sumó el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba con la aprobación de las leyes Torricelli y Helms-Burton que limitaron aún más el acceso del país a créditos financieros en instituciones internacionales, bloqueo a operaciones comerciales y financieras y presiones a potenciales inversionistas extranjeros. Así el intercambio comercial, en lo más duro de la crisis llega a bajar hasta apenas un poco más de 3 mil millones en el año 1993.

En 1992 son introducidas modificaciones a la Constitución de la República que pusieron fin al comercio exterior como función exclusiva del Estado, y abrieron el camino a la descentralización de la actividad comercial externa, lo que ha permitido un sustancial incremento del número de entidades involucradas en el comercio exterior.

En la actualidad se ha logrado una reorientación notable del intercambio comercial de Cuba, en busca de una diversificación de los socios comerciales. El proceso de descentralización del comercio exterior se ha llevado a cabo de una forma organizada y paulatina. Así, si hace ocho años existían alrededor de 50 empresas facultadas a realizar esta actividad, ahora se cuenta con más de 300 entidades que acceden al mercado externo con operaciones de exportación e importación.

En el caso de las exportaciones en el 2007 se alcanzó el mayor valor de estas de los últimos 17 años. En este incremento destacan el níquel y los medicamentos biotecnológicos.

En el ámbito de la inversión extranjera Cuba emprende desde 2003 su reorganización de manera que sirva de complemento a su economía, sea más eficiente y propicie negocios mutuamente ventajosos. La inversión extranjera tiene entre sus objetivos clave lograr mayores ventas y exportaciones de las empresas cubanas, así como más ingresos directos para el país y la concreción de nuevos negocios. Los principales contratos de administración y producciones cooperadas existentes se registran en la Industria Básica, la rama económica cubana con mayor presencia de inversionistas de otros países.

En la actualidad existen 337 asociaciones, de las cuales 234 son asociaciones económicas internacionales, 19 contratos de Producciones cooperadas, 65 contratos de administración hotelera, y 9 contratos de administración productiva.

Por otra parte, Cuba ha puesto especial énfasis en la consolidación de sus relaciones con América Latina y el Caribe, suscribiéndose Acuerdos de Alcance Parcial con todos los miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Ha cambiado radicalmente la distribución geográfica del comercio exterior, el intercambio comercial se ha diversificado apreciablemente, donde Europa participa con el 47% del intercambio total, ocupando las primeras posiciones España, Rusia, Francia, Italia y Alemania, seguidos por América con un 37%, destacándose Venezuela, Canadá, México y Antillas Holandesas, a continuación Asia con el 14%. y por último África con el 2%.

En el año 2007, el monto del intercambio comercial de Cuba ascendió hasta los 13,7 mil millones, mostrando una importante recuperación.

El fomento y la diversificación de las exportaciones de productos no tradicionales tienen un importante potencial de desarrollo, teniendo en cuenta las capacidades productivas tanto existentes como potenciales.

Cuba no aplica ningún régimen de licencia de exportación o importación, regulaciones o contingentes, que puedan obstaculizar el comercio exterior.

Las regulaciones vigentes están relacionadas con la preservación del patrimonio nacional y las prohibiciones sobre drogas y estupefacientes, así como las sanitarias y otras relativas a la preservación del medio ambiente, la protección de especies amenazadas, los movimientos transfronterizos de deshechos y otros materiales peligrosos.

Por otra parte, en el 2008 el intercambio total de bienes alcanzó el mayor valor histórico del país con un aumento estimado del 33 por ciento; las exportaciones de bienes tuvieron un ascenso del 2,1 por ciento, en tanto las importaciones de bienes cerraron con un incremento estimado del 43,8 por ciento. El 68 por ciento de las compras se concentra en combustibles, alimentos, maquinarias y equipos.

Sobre la sustitución de importaciones, el ahorro logrado por ese concepto se estimó en 265 496 500 CUC.

Fuente:

Creció valor de importaciones en el 2007. En: Periódico Vanguardia

Centro para la Promoción del Comercio Exterior de Cuba

Cuba procura inversión extranjera eficiente y mutuamente ventajosa. En: Sitio del MINREX

Periódico Granma, 26 de diciembre de 2008, p. 4.