Usted está aquí: Inicio > Logros > Defensa de todo el Pueblo > Lucha contra bandidos

Lucha contra bandidos

Se le llama Lucha Contra Bandidos (LCB) al episodio de la lucha de las milicias revolucionarias cubanas, que tuvo lugar en la década de los 60, contra las bandas organizadas desde Estados Unidos para intentar internamente aniquilar a la Revolución Cubana. El objetivo era, mediante agentes y mercenarios de Washington, sembrar el terror y la muerte en diferentes puntos de Cuba.

La región central del país por su ubicación geográfica y  características accidentadas de su topografía, fue una de las zonas de mayor actividad de los alzados contra el proceso revolucionario cubano.

Durante la lucha revolucionaria en esta región, operaban fuerzas del Movimiento 26 de Julio, Directorio Revolucionario 13 de Marzo, Partido Socialista Popular y Segundo Frente Nacional del Escambray cuyos elementos contrarrevolucionarios, pusieron en práctica métodos confusionistas entre los campesinos y divisionistas entre los revolucionarios. Una vez tomado el poder, dirigentes de esta organización cometieron injusticias y  no aplicaron consecuentemente la Ley de Reforma Agraria,  lo cual provocó el descontento de algunos pequeños agricultores con la Revolución, y por consiguiente propiciaba la base de sustentación del bandidísimo. Por otro lado se repartieron, de forma oportunista, los cargos administrativos y políticos en los municipios del Escambray. Para algunos de la región, ellos eran los representantes del poder revolucionario.

El gobierno de los Estados Unidos, y la  Agencia Central de Inteligencia (CIA), aprovecharon la oportunidad que esta situación brindaba, para promover y poner en práctica su política genocida y agresiva contra Cuba, por lo que apoyada en elementos reaccionarios, se dio a la tarea de organizar grupos contrarrevolucionarios para promover la subversión. Cientos de infiltrados llegaron a costas cubanas.

Con el objetivo de contrarrestar los planes enemigos sobre el desembarco de mercenarios que debía ocurrir por Trinidad1 y cuyos alzados debían apoyar, el gobierno cubano movilizó más de 70 mil hombres para la LCB en el Escambray. Se le llamó la “Limpia del Escambray” que arrojó que cerca de mil alzados fueron capturados, unas decenas de ellos abandonaron el país y  de 150 a 200 permanecieron ocultos y dispersos en el territorio central; la acción incapacitó a los bandidos para secundar la acción, por lo que la CIA decidió llevarlo a cabo por Bahía de Cochinos. Significó un contundente golpe a los planes confeccionados por la contrarrevolución y el imperialismo para aniquilar la Revolución.

A partir del año 1961 comienza a manifestarse  una etapa superior del bandidismo, sus acciones contra la población son superiores, así como su organización y estructura se perfeccionan. Ante esto se toman nuevas y más drásticas medidas, creándose una nueva ley revolucionaria que prescribía la pena de muerte por fusilamiento a los bandidos asesinos y la confiscación de sus bienes a sus colaboradores (Ley 988). Posteriormente se perfecciona la estructura militar para perseguir a los bandidos, al crearse en todas las provincias las unidades de Lucha Contra Bandidos.

La ofensiva contra las fuerzas contrarrevolucionarias contó con la participaron de 60 mil milicianos de todas las provincias organizados en 80 batallones y la acertada dirección y táctica desplegada por el presidente Fidel Castro, lo que condujo a la aniquilación de las bandas y a la victoria.

 

1.  Se le llamó Plan Trinidad

Fuentes:

Periódico Escambray. Bandidismo en las Villas.

Prensa Latina. Celebran 40 aniversario de victoria de lucha contra bandidos, noviembre de 2005

Suárez Amador, José. La lucha contra bandidos en Cuba. Editorial Letras Cubanas, Ciudad de la Habana, Cuba, 1981.

Prensa Latina. Celebran 40 aniversario de victoria de lucha contra bandidos, noviembre de 2005