Usted está aquí: Inicio > Logros > Cuba en el Mundo > Nación y Emigración > Hitos(Crisis de los Balseros)
  • Crisis de los Balseros.

Desde finales de los años ochenta, Estados Unidos comenzó a reducir significativamente
el número de visas temporales a ciudadanos cubanos para visitar familiares en ese
país, justificando que muchos de los solicitantes podrían convertirse en posibles
inmigrantes al arribar a territorio norteamericano. Esto creó una situación adicional a la
interrupción del flujo migratorio legal desde Cuba y al fenómeno de las salidas ilegales,
que en definitiva actuaba complicando aún más el panorama de las relaciones
migratorias entre ambas partes y creando nuevos potenciales emigrantes ante la
imposibilidad de visitar a sus familiares.
La presión del fenómeno de las salidas ilegales desembocó en determinados
desórdenes sociales, que conllevaron a que el 12 de agosto el Gobierno Cubano diera
a conocer las instrucciones a seguir por los guardafronteras cubanos en relación con
las salidas ilegales del país.
Al producirse la llamada “Crisis de los balseros” en agosto de 1994, emigran hacia
Estados Unidos un gran número de personas, muchas de ellas en embarcaciones poco
seguras, construidas con implementos rústicos. Estos migrantes representaban la
continuación de los cambios operados con los del Mariel de 1980, ahora marcados por
las particularidades de la difícil situación económica por la que atravesaba la sociedad
cubana.
En su mayoría se trataba de personas jóvenes, con alto y medio nivel cultural,
motivados esencialmente por aspiraciones de realización personal. En la práctica
reflejaban un momento histórico diferente y por ende, era también diferente la
composición de los migrantes y las motivaciones que los impulsaban.
Ante tal situación, los Estados Unidos cambió la aplicación de su política inmigratoria
hacia Cuba, e impidió la entrada de los balseros a su territorio con el fin de evitar las
consecuencias de tal oleada tanto para el sur de la Florida, como para el país en su
conjunto. Los territorios de Panamá y la Base Naval de Guantánamo enclavada en
Cuba, fueron habilitados para acoger a cerca de 30 000 de estas personas. De esta
forma, por encontrarse fuera de territorio estadounidense, los ilegales cubanos no tenían
derecho a los beneficios del refugio político y menos aún, de la Ley de Ajuste Cubano.
En aras de normalizar las relaciones migratorias entre ambos países, se llevó a cabo una
nueva ronda de conversaciones en la ciudad de Nueva York. El 9 de septiembre de 1994,
las delegaciones cubanas y norteamericanas que participaron en el diálogo acordaron un
Comunicado Conjunto con el que se le ponía fin a las salidas ilegales. Finalmente, el 2
de mayo de 1995, se da a conocer la firma de una ampliación de los Acuerdos de 1994,
que se referían en primer orden al control de la emigración ilegal desde Cuba por vía
marítima hacia los Estados Unidos.
————————————
Fuente: http://www.uh.cu/centros/ceap/emigracion.html